Crónicas de viajes Buda reclinado de Gal Vihara en Polonnaruwa (Sri Lanka)

Published on diciembre 5th, 2016 | by companysdeviatge

0

La Roca del León de Sigiriya y la antigua ciudad de Polonnaruwa

La Roca del León de Sigiriya y las ruinas de la antigua ciudad de Polonnaruwa forman parte del llamado Triángulo Cultural de Sri Lanka y son, sin duda, dos visitas espectaculares y obligadas si viajas a este país.

Sigiriya o la Roca del León está considerada por los esrilanqueses la octava maravilla del mundo. Se trata de una meseta rocosa de 370 metros de altura formada a partir del magma de  un volcán extinguido, que alberga una fortaleza del siglo V donde está el palacio en ruinas del rey Kassapa, una extensa red de fortificaciones y unos inmensos jardines con canales, fuentes y estanques.

Sigiriya o Roca del León en Sri Lanka

Sigiriya o Roca del León en Sri Lanka

De hecho, ya en el siglo III a.C. había un monasterio en la cima de la meseta, pero el rey Kassapa buscaba un lugar suficientemente seguro donde construir su residencia real tras haber asesinado a su padre y eligió Sigiriya, que después de su muerte se volvió a usar como monasterio budista hasta que fue definitivamente abandonado en el siglo XIV. Todo el complejo es un excelente ejemplo de planificación urbanística antigua, pero más que el yacimiento arqueológico en sí, que requiere mucha imaginación para visualizar cómo debía ser en el pasado, lo que maravilla de Sigiriya son las magníficas vistas del paisaje circundante, las garras del león excavadas en la propia roca que todavía se conservan y los bellos frescos de mujeres con el torso desnudo, que probablemente son retratos de las esposas y las concubinas del rey Kassapa (actualmente no se pueden fotografiar).

Garras del león (izquierda) y yacimiento arqueológico (derecha) en Sigiriya

Garras del león (izquierda) y yacimiento arqueológico (derecha) en Sigiriya

Ruinas en la cima de Sigiriya

Ruinas en la cima de Sigiriya

Te recomendamos que te levantes muy pronto para subir a Sigiriya a primerísima hora de la mañana, ya que el ascenso es fuerte y hay que subir varios tramos de vertiginosas escaleras, que es mejor hacer a la sombra de la pared rocosa y con un calor todavía soportable.

Polonnaruwa es el segundo reino más antiguo de Sri Lanka, después de Anuradhapura. Y es que los constantes ataques indios a Anuradhapura hicieron que los reyes decidieran trasladar la capital a Polonnaruwa entre los siglos XI y XIII, convirtiéndola en una espléndida ciudad amurallada. Te puedes pasar un día antero admirando sus edificios y monumentos bastante bien conservados. Nosotros, desafortunadamente, hicimos una visita bastante rápida porque pillamos una ola de calor, el termómetro marcaba 50 grados, e íbamos con Ibai que solo tenía 18 meses. Eso sí, pudimos ver algunos de los monumentos más destacados:

  • La sala de audiencias del rey Parakramabahu, que reinó e hizo próspera Polonnaruwa.
Sala de Audiencias del rey Parakramabahu en Polonnaruwa

Sala de Audiencias del rey Parakramabahu en Polonnaruwa

  • El Vatadage, una estructura circular con cuatro Budas sentados mirando hacia los cuatro puntos cardinales y la mejor piedra lunar de toda Polonnaruwa situada en la entrada norte.
Vatadage en Polonnaruwa

Vatadage en Polonnaruwa

  • El templo Shiva Devale, ejemplo arquitectónico de influencia india, el techo del cual se derrumbó.
  • El templo Lankatilaka que recuerda una catedral. El techo se hundió, pero se conservan las paredes de 17 metros de altura y una gran estatua de Buda de pie, ya sin cabeza.
Lankatilakal (izquierda) y templo Shiva Devala (derecha) en Polonnaruwa

Lankatilakal (izquierda) y templo Shiva Devala (derecha) en Polonnaruwa

  • La inmensa dagoba Rankot Vihara que imita el estilo arquitectónico de Anuradhapura. Con 54 metros de altura, es la más grande de Polonnaruwa y la cuarta mayor de todo Sri Lanka.
Dagoba Rankot Vihara en Polonnaruwa

Dagoba Rankot Vihara en Polonnaruwa

  • El espectacular Gal Vihara, un conjunto de tres preciosas estatuas de Buda esculpidas en la roca y que formaban parte de un monasterio: el Buda sentado en posición de meditación, el Buda de pie de 7 metros de altura y el Buda reclinado sobre una flor de loto de 14 metros de longitud. La finura de los detalles, la serenidad del rostro de Buda en las tres estatuas, las vetas de la propia roca y el excelente estado de conservación convierten a Gal Vihara en la joya de la corona de Polonnaruwa.
Buda sentado de Gal Vihara en Polonnaruwa

Buda sentado de Gal Vihara en Polonnaruwa

Buda de pie y reclinado de Gal Vihara en Polonnaruwa

Buda de pie y reclinado de Gal Vihara en Polonnaruwa

Los varánidos, los langur grises y algunas aves son hoy en día los únicos habitantes de esta antiquísima ciudad esrilanquesa llena de arte y de historia.

Familia de langures grises en Polonnaruwa

Familia de langures grises en Polonnaruwa

Tags: , , , ,


About the Author

companysdeviatge

Bloc de viatges de Susanna Rodríguez Rafí (periodista de viatges) i Jordi Bosch Díez (traductor i guionista). Blog de viajes de Susanna Rodríguez Rafí (periodista de viajes) y Jordi Bosch Díez (traductor y guionista).



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies