Crónicas de viajes

Published on marzo 28th, 2014 | by companysdeviatge

2

Marrakech, 10 visitas imprescindibles (Parte II)

Av. de la Menara con la Koutoubia al fondo desde los Jardines Menara

Av. de la Menara con la Koutoubia al fondo desde los Jardines Menara

La ciudad más turística de Marruecos. Las murallas que delimitan la medina de Marrakech albergan en su interior un universo especial, en el que la belleza del patrimonio histórico convive con el frenesí del día a día. Todo ello atrae a turistas de todo el mundo y a los propios marroquíes, quienes tienen en “La Ciudad Roja” su destino favorito.

Continuamos con las 10 visitas imprescindibles en Marrakech para conocer con más detalle su legado arquitectónico y cultural. Además, te invitamos a salir del recinto de la medina para descubrir algunos de sus jardines, dos oasis verdes en “La Ciudad Roja”.

Marrakech es una de las cuatro Ciudades Imperiales, título que ostenta junto con Fez (posar enllaç post), Meknés y Rabat, por haber sido capital de Marruecos. De hecho, lo fue en dos ocasiones. En el siglo XI, bajo el dominio de los almorávides y después de los almohades, la ciudad vivió un gran esplendor económico y cultural hasta la irrupción de los benimerines, que trasladaron la capital a Fez. Pero en 1549, bajo el mandato de la dinastía saadí, la capital fue trasladada nuevamente a Marrakech.

Tumbas Saadíes

Tumbas reales saadíes

Tumbas reales saadíes

Tras cruzar la majestuosa puerta Bab Agnou y doblar un par de estrechas callejuelas se llega a las tumbas, que fueron descubiertas y restauradas a principios del siglo XX.  Hay varias salas decoradas con mosaicos excepcionales, pero la más impactante es precisamente la de las tumbas reales, en las que yacen los restos del sultán Ahmad Al-Mansur y varios miembros de su familia. Los mosaicos, los detalles de madera de cedro y las columnas de mármol, así como la luz tenue le confieren al lugar una gran paz y espiritualidad, solo enturbiada por el hecho de que al tratarse de un recinto pequeño se llena fácilmente de gente y la espera puede ser larga. Vale la pena ir a primera hora.

Palacio el Badi

Cigüeña posada en la muralla del Palacio el Bali

Cigüeña posada en la muralla del Palacio el Bali

Precisamente fue el sultán Ahmad Al-Mansur quien ordenó la construcción de este palacio en el siglo XVI para celebrar la victoria contra el ejército portugués. Las cigüeñas posadas sobre las almenas de la muralla, como elegantes centinelas de la ciudad, dan la bienvenida al visitante a este recinto. Su muralla es el elemento mejor conservado de este palacio en ruinas del que apenas se conservan dependencias. Por sus dimensiones impresiona imaginarse cómo debía ser en sus orígenes. Al tratarse de un espacio abierto y diáfano es mejor evitar las horas de más sol para la visita.

Jardines y estancias en restauración del Palacio el Bali

Jardines y estancias en restauración del Palacio el Bali

Puesto típico de especias

Puesto típico de especias

Sin duda merece la pena pagar el pequeño extra de la entrada para ver el mimbar expuesto en un pequeño pabellón. Este púlpito de estilo islámico de la Koutoubia fue hecho en Córdoba en el siglo XII por los mejores artesanos de la época y, aunque ha sido muy imitado, no se ha logrado conseguir igualar su calidad artística.

Si justo acabas de visitar el Palacio el Badi y has decidido ir al Palacio Bahia, una buena opción para un tentempié o para comer es la Place des Ferblantiers, con agradables terrazas a pie de calle y en las azoteas. Además, junto a la plaza se encuentra el Bazar de las Especias.

Palacio Bahia

A diferencia de la anterior visita, en los agradables patios del Palacio Bahia podrás resguardarte del sol del mediodía y disfrutar con uno de los mejores ejemplos de mosaicos decorativos de la ciudad. Las estancias de este palacio construido en la segunda mitad del siglo XIX están repletas de azulejos, tienen techos de artesonado de madera extremadamente trabajados y preciosas puertas que invitan a pasar de una sala a otra, pero todas ellas están desprovistas de objetos y mobiliario y es que el palacio fue despojado tras la muerte del visir.

La belleza y exquisitez de este palacio gustó tanto a los franceses, que echaron de él a su aliado el pachá Glaoui para convertirlo en la residencia general del Protectorado.

Patio del Palacio Bahia

Patio del Palacio Bahia

Motivos decorativos en madera de cedro y yeso del Palacio Bahia

Motivos decorativos en madera de cedro y yeso del Palacio Bahia

Fuera de la medina, dos jardines de estilos totalmente opuestos pueden ser un buen lugar para desconectar del ajetreo.

Entrada al Pabellón de los Jardines Menara

Entrada al Pabellón de los Jardines Menara

Jardines Menara

Al final de la larga Avenida de la Menara, una gran extensión de olivos configura este jardín que se llena de autóctonos haciendo picnics los fines de semana. En el centro hay un estanque artificial de estilo almohade, presidido por un pabellón del siglo XIX, con vistas al Atlas. Una bonita estampa cuando no hay neblina y, sobre todo, si las montañas están nevadas. Se dice que los Jardines de la Menara eran el escenario nocturno de los amoríos de los sultanes de la ciudad.

Villa Oasis del Jardín Majorelle

Villa Oasis del Jardín Majorelle

Jardín Majorelle

Emplazado en la Ville Nouvelle, la parte nueva de Marrakech, este jardín-museo es un llamativo oasis de color azul majorelle, en el que cobijarse bajo la sombra de árboles y plantas exóticos importados de todos los continentes. La casa fue propiedad del pintor Jacques Majorelle hasta su fallecimiento en 1962 y en 1980 la compraron y se instalaron en ella Yves Saint Lauren y Pierre Bergé. Respetando la idea de Jacques Majorelle, restauraron la propiedad, mantuvieron el jardín abierto al público y convirtieron el antiguo estudio del pintor en el actual Museo Bereber, que alberga una magnífica colección de fotografías, vestidos, joyas y objetos diversos.

Con estos dos artículos hemos querido plasmar nuestra experiencia en Marrakech, una ciudad para disfrutar con todos los sentidos y dejarse atrapar por su encanto, a la que esperamos volver algún día.

Tags: , , , , , , , ,


About the Author

companysdeviatge

Bloc de viatges de Susanna Rodríguez Rafí (periodista de viatges) i Jordi Bosch Díez (traductor i guionista). Blog de viajes de Susanna Rodríguez Rafí (periodista de viajes) y Jordi Bosch Díez (traductor y guionista).



2 Responses to Marrakech, 10 visitas imprescindibles (Parte II)

  1. josé antonio says:

    Muy bonitos estos dos artículos sobre Marrakech. Aunque ya he visto estos lugares que describís, creo que no lo hecho con esta mirada. Tengo ganas de volver y disfrutarlos más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies